27 oct. 2010

pranzo in ufficio

Llevarse la comida al trabajo es a menudo un quebradero de cabeza, sobre todo si tu lugar de trabajo no está bien preparado. Siempre he pensado que en todas las empresas -por grandes o pequeñas que sean- debería haber un sitio adecuado para que los empleados puedan comer o tomar algo. Basta una habitación con una mesa y unas sillas, un frigorífico y un microondas. Me parece bastante sencillo, ¿no?

Portarsi il pranzo al lavoro diventa spesso un rompicapo, soprattutto se il tuo posto di lavoro non è attrezzato a dovere. Ho sempre creduto che tutte le ditte -grandi o piccole che siano- dovrebberero avere sempre un posto adeguato per farsì che gli impiegati possano pranzare o mangiare qualcosa. Basterebbe una stanza con un tavolo e delle sedie, un frigorifero ed un forno a microonde. Non mi sembra una cosa complicata, giusto?



Hace unos años trabajé en una miniempresa, con una minioficina, y un minifrigorífico. El tiempo que tenía a disposición para comer no me permitía volver a casa, así que comía allí. Al principio lo hacía fuera, en la calle; me sentaba en un banco al sol y me tomaba un sandwich o una ensalada de pasta que había conservado en el minifrigorífico. En pleno invierno, cuando las temperaturas y las condiciones meteorológicas hicieron imposibles las visitas al banco, tuve que buscar nuevas alternativas. Si me quedaba en la minioficina, tenía que comer en la mesa, delante del ordenador, con mi jefe pasándome llamadas como si nada. A veces subía al último piso del edificio y me sentaba en las escaleras. Y cuando me hartaba de comida fría, bajaba al bar y me tomaba un sandwich caliente o un trozo de pizza.

En otra época trabajé en un estudio bonito y con vistas, amplio, cómodo y con una cocina por planta con todo lo necesario: microondas, frigorífico, despensa, vitrocerámica, fregadero... hasta una lavadora. Lástima que tenía dos horas para comer, y por tanto tiempo de sobra para hacerlo en casa.
 
Qualche anno fa ho lavorato in una piccola società, con un piccolissimo ufficio, ed un piccolissimo frigorifero. Il tempo che avevo per la pausa pranzo non mi permetteva di tornare a casa, perciò pranzavo lì. All'inizio lo facevo fuori, per strada; mi sedevo su una panchina al sole e mi mangiavo un tramezzino o la pasta fredda tenuta fino a quel momento dentro il piccolissimo frigorifero. Arrivato l'inverno, quando le temperature e le condizione meteorologiche impedirono i pranzi sulla panchina, cercai delle alternative. Se rimanevo nel piccolissimo ufficio, dovevo pranzare sulla scrivania, davanti al computer, con il mio capo che mi passava le telefonate come se niente fosse. Alcune volte salivo all'ultimo piano del palazzo e mi sedevo sulle scale. Quando non ce la facevo più con il cibo freddo, andavo al bar e mi prendevo un tramezzino caldo oppure un pezzo di pizza.
 
In un altro periodo, ho lavorato presso un bel studio, ampio, comodo e con una cucina per piano con tutto il necessario: forno a microonde, frigorifero, dispensa, piano cottura in vetroceramica, lavandino... persino la lavatrice. Peccato che io avevo ben due ore di pausa pranzo, e quindi, abbastanza tempo da tornare a casa.


En mi actual trabajo hay también una cocina, una minicocina, en la que apenas caben dos personas, y en la que el frigorífico y el microondas comparten espacio con un montón de cables y demás equipo informático. En la calle no hay bancos donde sentarse, y ya no me apetece subir al último piso y comer sentada en las escaleras. No me queda más remedio que comer en mi mesa, delante del ordenador.

Nel mio impiego attuale c'è anche una cucina, una piccolissima cucina, dove ci stanno a malapena due persone, e dove il frigorifero ed il forno a microonde convivono con una marea di cavi e dell'altra attrezzatura informatica. Per strada non ci sono panchine per sedersi, e non mi va più di salire all'ultimo piano e pranzare seduta sulle scale. Non ho altra scelta che mangiare sulla mia scrivania, davanti al computer.



Aunque no lo parezca todas estas cosas limitan mucho la comida que podemos llevarnos al trabajo. Yo he ido acumulando ideas, de las que hablaré en otro post. Pero mientras, decidme, ¿qué os llevais de comer al trabajo?

Anche se non sembrerebbe, tutto questo limita la scelta di cibo che possiamo portare al lavoro. Io ne ho accumulato alcune idee, ma ne parlerò in un altro post. Intanto, ditemi, cosa vi portate per pranzo al lavoro?

13 comentarios:

  1. ultimamente, roba molto triste tipo insalata e affettati, petto di pollo, svizzera.. però almeno siamo attrezzati bene, con una grande cucina, forno a microonde e piccolo grill, frigo, macchina per il caffè, tv e poltrone per farsi pure un pisolino! io però non dormo mai

    ResponderEliminar
  2. En el trabajo tenemos una cocina bastante apañaita: tostadora, tetera, microondas, nevera, fregadero, maquina de cafes y lavavajillas, despensa... asi que mis opciones son multiples...

    ResponderEliminar
  3. Dejame q piense... como eterna becaria siempre acababa justo xa ir a comer... y en Bélgica tenia 1h xo me daba tiempo a llegar a casa y comerme una pechuga. Vale, no sirvo como ejemplo, me alimento fatal.

    En la biblio tenian hasta tostadora y exprimidor en la cocina. Pero nunca vi a nadie comiendo alli... yo creo q solo usaban la nevera.

    ResponderEliminar
  4. Después del rollo anterior se me ocurre:

    Tortilla francesa
    Pasta fria(pasta,
    pepinillos,atún,huevo duro... /jamon york, queso)

    Vale,se me han acabado las ideas :(

    ResponderEliminar
  5. Acabo de conocer tu blog , me encanta. La idea, el nombre inspirador y creativo.
    Pues yo ensaladitas , cositas muy ligeras, ya que vivo en Estocolmo y la cena es entre 6 - 7 ;o) al trabajo cositas ligeras ...

    Te sigo! Besitos y abrazos " Chic & Positive " xoxo Feliz miercoles!

    http://www.chicandpositive.com/
    www.piensapositivo.es

    ResponderEliminar
  6. me encanta tu blog, que suerte que vivas en italia, adoro italia!!
    xx

    Redhead In Law

    ResponderEliminar
  7. En mi oficina la verdad es que hay una "cantina" genial, con dos lavavagillas, una nevera enorme y dos microondas, no me puedo quejar.
    Lo que sí es que yo soy una vaga a la hora de cocinar y me dá mucha pereza hacerme algo a propósito el día anterior (a no ser que haga más cantidad a la cena y así me la llevo al día siguiente, tipo: arroz con algo, fajitas, pasta...)
    si no...el mítico sandwich, tostadas con queso y jamón por encima, o tomate (y mil opciones más) o la típica comda de "microoondas y en 3min lista!"

    xxx

    ResponderEliminar
  8. Qué bonito tu blog, no lo conocía! :)
    Pues yo tengo la "suerte" de no tener que comer en el trabajo, pero hubo una temporada que tuve que hacerlo y me llevaba verdura hervida, ensaladilla, y cosas así (aprovechaba para hacer dieta).

    besos,,,

    jadelait

    ResponderEliminar
  9. Ufffffffffffff, yo pase una época más mala comiendome cualquier cosa en un banco que no me quiero ni acordar...Menos mal que ya ha cambiado la cosa y ahora como todos los dias o en mi casa o en casa de mi madre.

    Ahora es mi M* el que va todos los dias con su termito con comida.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  10. acabo de descubrir tu blog, qué interesante es y qué fantástico que vivas en Italia! me encanta, acabo de llegar de Milán y el mes que viene me voy a Nápoles. Y desde luego que para comer, no hay nada mejor que en casa.
    bss y paciencia
    ;-)

    ResponderEliminar
  11. Yo lo que peor llevo es lo de comer fuera, y mas cuando no hay infraestructuras en la empresa. La última vez que tuve turno partido la verdad es que teniamos neveras y microondas, asique me podía llevar casi de todo, ademas de tener su propia cantina, pero vamos, como comer en casa no hay nada.

    ResponderEliminar
  12. Uy!!! Yo he estado muchos años comiendo así... y me preparaba unos tupers de lo mas apañados!!! ;)
    Muassss

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...